ONUSIDA anuncia que la meta de 15 millones de personas en tratamiento antirretrovírico en 2015 se ha cumplido nueve meses antes de lo previsto

Texto en PDF: 20150714_PR_MDG_es

Comunicado de prensa

ONUSIDA anuncia que la meta de 15 millones de personas en tratamiento antirretrovírico en 2015 se ha cumplido nueve meses antes de lo previsto

El mundo ha superado las metas en materia de sida del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) 6 y está en vías de poner fin a la epidemia de sida para el 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

ADDIS ABEBA/GINEBRA, 14 de julio de 2015— Las metas del ODM 6 relacionadas con el sida —frenar y comenzar a reducir la propagación del VIH— se han alcanzado y superado, según un informe publicado hoy por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA). Las nuevas infecciones por el VIH han disminuido en un 35 % y las muertes relacionadas con el sida en un 41 %. La respuesta mundial al VIH ha evitado 30 millones de nuevas infecciones por el VIH y casi 8 millones (7,8 millones) de muertes relacionadas con el sida desde 2000, cuando se establecieron los ODM.

«El mundo ha cumplido el compromiso de frenar y comenzar a reducir la epidemia de sida», dijo Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas. «Ahora hemos de comprometernos a poner fin a la epidemia de sida, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.»

Presentado en Addis Abeba (Etiopía) con ocasión de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, el informe muestra que la respuesta al VIH ha sido una de las inversiones más inteligentes en materia de salud y desarrollo mundial, con resultados medibles para las personas y las economías. Señala asimismo que el mundo está en vías de cumplir el objetivo de inversión de 22 000 millones de dólares para la respuesta al sida en 2015 y que una acción concertada en los próximos cinco años puede poner fin a la epidemia de sida para el 2030.

«Hace quince años dominaba una confabulación del silencio. El sida era una enfermedad de los “demás” y el tratamiento era para los ricos, pero no para los pobres», dijo Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. «Hemos demostrado que estaban equivocados, y hoy tenemos 15 millones de personas en tratamiento: 15 millones de casos de éxito.»

El informe Cómo el sida lo cambió todo. El ODM 6: 15 años, 15 lecciones de esperanza de la respuesta al sida celebra el hito histórico de llegar a 15 millones de personas en tratamiento antirretrovírico, algo que parecía imposible cuando se fijaron los ODM hace 15 años. También analiza el increíble impacto que ha tenido la respuesta al sida en las vidas y los medios de vida de las personas, las familias, las comunidades y las economías, así como la notable influencia de la respuesta al sida en muchos de los otros ODM. También presenta lecciones específicas para llevar adelante los ODS, así como la necesidad urgente de contar con una inversión de peso y racionalizar los programas para realizar un esprint de cinco años que ponga al mundo en un camino sin retorno para poner fin a la epidemia de sida para el 2030.

El logro del ODM 6: frenar y comenzar a reducir la propagación del VIH

En 2000, el mundo asistía a un aumento extraordinario de las nuevas infecciones por el VIH. Cada día, 8 500 personas contraían la infección y 4 300 morían de enfermedades relacionadas con el sida.Cómo el sida lo cambió todo muestra de qué manera, pese a todo, se frenó y empezó a reducirse el enorme aumento de las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con el sida.

Nuevas infecciones por el VIH

En el 2000, empezó a tomarse en serio el sida. Una unión de líderes mundiales con visión de futuro condujo a una respuesta que hizo historia. Entre 2000 y 2014, las nuevas infecciones por el VIH se redujeron de 3,1 a 2,0 millones, un 35 %. Si el mundo no hubiera actuado y hubiera dejado vía libre a la epidemia, es probable que el número anual de nuevas infecciones por el VIH hubiera alcanzando los 6 millones en 2014.

Los datos del informe para 2014 indican que 83 países —en que reside el 83 % de todas las personas que viven con el VIH— han frenado o comenzado a reducir sus epidemias, entre ellos países muy afectados, como la India, Kenya, Mozambique, Sudáfrica y Zimbabwe.

«Como madre con el VIH, hice todo lo que estaba en mi mano para que mis hijos nacieran sin el virus», dijo Abiyot Godana, coordinadora asistencial en el Centro de Salud Entoto. «Mi marido ha hecho suya mi perspectiva de acabar con el sida y juntos no dejaremos escapar esa esperanza. Nuestros dos hijos forman parte de la generación sin sida y seguirán nuestro legado.» Etiopía ha logrado un avance significativo en la prevención de nuevas infecciones por el VIH entre los niños. En 2000, unos 36 000 niños contrajeron la infección por el VIH, pero esa cifra se había reducido en 2014 en un 87 %, a 4 800, al tiempo que la cobertura del tratamiento antirretrovírico para prevenir nuevas infecciones por el VIH en los niños subió al 73 %.

Detener las nuevas infecciones por el VIH en los niños ha sido uno de los éxitos más notables en la respuesta al sida. En 2000, unos 520 000 niños contrajeron la infección por el VIH. En ausencia de tratamiento antirretrovírico, fallecía una gran cantidad de niños. Esa injusticia llevó al mundo a actuar, convirtiendo en una prioridad mundial de primer orden que las mujeres embarazadas con VIH tuvieran acceso a los medicamentos necesarios para evitar que sus hijos se infectaran.

La acción sin precedentes que siguió dio frutos. Entre 2000 y 2014, el porcentaje de mujeres embarazadas con acceso al tratamiento antirretrovírico se elevó al 73 % y las nuevas infecciones por el VIH en niños se redujeron en un 58 %.

ONUSIDA estima que, en 2014, 85 países se daban menos de 50 nuevas infecciones por el VIH en niños al año, y en 2015 Cuba se ha convertido en el primer país del que la Organización Mundial de la Salud ha validado la eliminación de las nuevas infecciones por el VIH en niños.

Muertes relacionadas con el sida

La segunda medida fundamental para determinar el éxito del ODM 6 ha sido el progreso logrado en frenar y comenzar a reducir el número de muertes relacionadas con el sida. En 2000, el sida suponía una sentencia de muerte. Quienes contraían la infección por el VIH solo tenían unos pocos años de vida y la gran mayoría de los niños que nacían con el virus morían antes de cumplir los cinco años.

Contra todo pronóstico, el ritmo de ampliación del tratamiento antirretrovírico aumentó, con lo que más personas se mantuvieron en vida y sanas. En 2005, las muertes relacionadas con el sida empezaron a reducirse, cayendo un 42 % entre 2004 y 2014.

Lo imposible hecho posible: 15 millones de personas en tratamiento para el VIH

Lograr acceso al tratamiento antirretrovírico para 15 millones de personas es un logro considerado imposible hace 15 años. En 2000, menos del 1 % de quienes vivían con el VIH en países de ingresos bajos y medianos tenían acceso al tratamiento, pues los astronómicos precios de los medicamentos —en torno a 10 000 dólares por persona al año— los hacían inalcanzables. La falta de equidad en el acceso y la injusticia provocaron una indignación moral a escala mundial, que originó uno de los logros más decisivos de la respuesta al VIH: una reducción masiva en el precio de los medicamentos antirretrovíricos.

La promoción, el activismo, la ciencia, la voluntad política y la buena voluntad de las compañías farmacéuticas ha hecho que el precio de los medicamentos para el VIH se haya reducido hasta un 99 %, situándose en unos 100 dólares por persona al año para las formulaciones de primera línea.

Las cifras de 2014 indican que el 40 % de las personas con VIH tenían acceso al tratamiento antirretrovírico, 22 veces más que en el año 2000. En el África subsahariana, esa cifra es de 10,7 millones de personas, 6,5 millones (61 %) de las cuales eran mujeres. Asegurar el tratamiento a 15 millones de personas de todo el mundo demuestra sin ningún género de dudas que se puede ampliar el tratamiento hasta en entornos de escasos recursos.

A medida que aumentaba el acceso al tratamiento, el mundo subió el listón y no dejó de fijarse objetivos ambiciosos, culminando con el llamamiento actual para asegurar el acceso al tratamiento para los 36,9 millones de personas que viven con el VIH.

No obstante, el progreso en el acceso al tratamiento del VIH ha sido más lento para los niños que para los adultos. En 2014, solo el 32 % de los 2,6 millones de niños con el VIH había sido diagnosticado, y solo el 32 % de ellos tenía acceso al tratamiento antirretrovírico.

Si bien el precio de los medicamentos de primera línea se ha reducido de manera significativa, el de los medicamentos de segunda línea y de nueva generación sigue siendo demasiado alto y debe negociarse con urgencia una reducción.

Conocer su situación para tratarse

Cómo el sida lo cambió todo incluye también datos muy esperanzadores sobre el acceso al tratamiento una vez que las personas conocen su estado serológico. Cerca del 75 % de quienes saben que tienen el virus accede al tratamiento antirretrovírico, lo que demuestra que la mayoría de la gente, una vez que se le diagnostica la infección por el VIH, se muestra dispuesta a tratarse y tiene acceso.

Esto pone de relieve la necesidad urgente de ampliar las pruebas del VIH. En 2014, solo el 54 % (19,8 millones) de los 36,9 millones de personas con VIH sabían que tenían la infección.

Una inversión, no un gasto

Cómo el sida lo cambió todo muestra que las repercusiones económicas son uno de los mayores logros de la respuesta al VIH y que seguirán dando frutos en los próximos años.

«El mundo ha pasado de millones a miles de millones de personas y cada dólar que se invierte hoy produce un beneficio de USD 17», afirmó el Sr. Sidibé. «Si hacemos inversiones de peso y aceleramos nuestros esfuerzos en los próximos cinco años, acabaremos con la epidemia de sida para el 2030.»

Desde el año 2000, se calcula que se han invertido 187 000 millones de dólares en la respuesta al sida, 90 millones de los cuales procedían de fuentes nacionales. En 2014, alrededor del 57 % de las inversiones en materia de sida procedía de fuentes nacionales, y 50 países aportaron de sus propios fondos más del 75 % de la inversión para la respuesta, lo que supone un gran éxito para la identificación del país con la respuesta.

Los Estados Unidos de América han invertido más de 44 000 millones de dólares en la respuesta al sida, situándose como el mayor contribuyente mundial. El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria invierte casi 4 000 millones de dólares al año en programas de sida, y ha desembolsado más de 15 700 millones desde su creación en 2002.

El informe muestra asimismo que los próximos cinco años serán fundamentales. Hacer inversiones de peso en este frágil periodo hasta el 2020 podría reducir las nuevas infecciones por el VIH en un 89 % y las muertes relacionadas con el sida en un 81 % para el 2030.

Las inversiones actuales en la respuesta al sida rondan los 22 000 millones de dólares anuales. Se necesita aumentar esa cifra entre 8 000 y 12 000 millones anuales para cumplir el objetivo de Respuesta Rápida de 31 900 millones en 2020. Si se cumpliera la meta de 2020, la necesidad de recursos comenzaría a disminuir de manera permanente, a 29 300 millones de dólares en 2030 y a una cifra mucho menor en el futuro. Eso produciría beneficios que superarían los 3,2 billones de dólares y se extenderían mucho más allá de 2030.

El informe subraya que, antes de que se pueda contar con una financiación sostenible a largo plazo, se necesitará asistencia internacional a corto plazo, especialmente para los países de ingresos bajos y medios bajos. El África subsahariana requerirá la mayor parte de la financiación mundial para el sida: 15 800 millones de dólares para el 2020.

Los países que tomaron las riendas obtuvieron notables resultados

Los países que pusieron en marcha rápidamente respuestas firmes a sus epidemias cosecharon resultados impresionantes. En 1980, la esperanza de vida en Zimbabwe era de unos 60 años. En 2000, se había reducido a solo 44 años, en gran parte debido al impacto de la epidemia de sida. Sin embargo, en 2013 la esperanza de vida había vuelto a situarse en 60 años, al tiempo que las nuevas infecciones por VIH se redujeron y el acceso al tratamiento antirretrovírico se amplió.

Etiopía se ha visto especialmente afectada por la respuesta al sida; de hecho, en el año 2000, 73 000 personas murieron de enfermedades relacionadas con el sida. Los esfuerzos concertados del gobierno etíope han hecho posible un descenso del 71 % en el número de muertes relacionadas con el sida entre el nivel máximo de 2005 y 2014.

En Senegal, una de las primeras historias de éxito de la respuesta mundial al sida, las nuevas infecciones por el VIH han disminuido en más de un 87 % desde el año 2000. Del mismo modo, Tailandia, otra historia de éxito, ha reducido las nuevas infecciones por el VIH en un 71 % y las muertes relacionadas con el sida en un 64 %.

Sudáfrica le dio la vuelta a la disminución de su esperanza de vida en 10 años, pasando de 51 años en 2005 a 61 a finales de 2014, gracias a un gran aumento en el acceso al tratamiento antirretrovírico. Sudáfrica cuenta con el mayor programa de tratamiento del VIH del mundo, con más de 3,1 millones de personas en tratamiento antirretrovírico, financiado casi en su totalidad con fondos nacionales. Solo en los últimos cinco años, las muertes relacionadas con el sida han disminuido en un 58 %.

No dejar a nadie atrás

Se han registrado grandes avances en la ampliación de los servicios de prevención del VIH a las poblaciones clave, pese a que sigue habiendo notables deficiencias. Aunque más de 100 países penalizan de alguna manera el trabajo sexual, las profesionales del sexo siguen siendo quienes informan los niveles más altos en el uso del preservativo, superando el 80 % en la mayoría de las regiones.

El consumo de drogas sigue considerándose delito en la mayoría de los países, pero muchos permiten el acceso a programas de intercambio de agujas y jeringas y a tratamientos de sustitución de opiáceos. En 2014, la prevalencia del VIH parece haber disminuido entre las personas que se inyectan drogas en casi todas las regiones.

Sin embargo, las nuevas infecciones por el VIH están aumentando entre los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, sobre todo en Europa Occidental y América del Norte, donde mayores descensos se habían dado anteriormente. Eso indica que los esfuerzos de prevención del VIH deben adaptarse para responder a las nuevas realidades y a las necesidades de los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

El número de hombres adultos que han optado por la circuncisión médica masculina voluntaria para prevenir la transmisión del VIH sigue en aumento. De 2008 a diciembre de 2014, unos 9,1 millones de hombres de 14 países prioritarios optaron por ser circuncidados. Solo en 2014, fueron circuncidados 3 200 000 hombres en 14 países prioritarios. Tanto Etiopía como Kenya han superado ya su meta de cobertura del 80 %.

La tuberculosis continúa siendo la principal causa de muerte entre quienes viven con el VIH, y representa una de cada cinco muertes relacionadas con el sida en el mundo. Sin embargo, entre 2004 y 2014, las muertes por tuberculosis se redujeron en un 33 % gracias al rápido aumento del tratamiento antirretrovírico, que reduce el riesgo de que una persona que vive con el VIH desarrolle tuberculosis en un 65 %.

Por otro lado, 74 países han informado tener leyes en vigor que prohíben la discriminación hacia las personas que viven con el VIH. No obstante, 61 países tienen una legislación que permite la penalización de la no revelación, exposición o transmisión respecto al VIH. En 76 países se penalizan las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo; en siete países, se castigan con la muerte.

Las personas transgénero no se reconocen como un género independiente en la mayoría de los países y suelen ser ignoradas en la formulación de políticas públicas y programas de protección social. El mundo sigue estando muy lejos de lograr su objetivo de eliminar las desigualdades de género y la violencia de género y el maltrato.

Mejores datos

Los países han invertido mucho en el seguimiento y la evaluación de sus respuestas al VIH. En 2014, el 92 % de los Estados Miembros de las Naciones Unidas trasmitieron a ONUSIDA datos sobre el VIH. Los últimos avances en el seguimiento, la recogida de datos y la presentación de informes sobre la epidemia han mejorado los datos sobre el VIH en todo el mundo, haciéndolos mucho más completos que los datos sobre cualquier otra enfermedad. Esto no solo ha permitido al mundo tener una idea clara de las tendencias del VIH, sino que también ha hecho posible que los programas de VIH se adapten a la dinámica específica de la epidemia en cada país.

Junto con Cómo el sida lo cambió todo, ONUSIDA presenta su nueva herramienta de visualización de datos AIDSinfo, que permite a usuarios ver los datos mundiales, regionales y nacionales sobre el VIH a través de mapas, gráficos y tablas adaptados para todos los dispositivos y muy fáciles de usar.

Cómo el sida lo cambió todo

El libro de ONUSIDA ofrece una descripción gráfica y detallada del impacto que la respuesta al sida ha tenido en la salud y el desarrollo mundial en los últimos 15 años y de la extraordinaria importancia de las lecciones aprendidas para asegurar el éxito de los ODS.

Cómo el sida lo cambió todo. El ODM 6: 15 años, 15 lecciones de esperanza de la respuesta al sidaes a la vez una mirada hacia los últimos 15 años y una mirada hacia el futuro de la respuesta al sida y la senda para poner fin a la epidemia de sida en 2030.

Esta emblemática publicación de ONUSIDA fue presentada en un acto comunitario en el Hospital Zewditu de Addis Abeba (Etiopía), el 14 de julio de 2015, por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el ministro de Salud de la República Democrática Federal de Etiopía, Kesetebirhan Admassu, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, y Abiyot Godana, coordinadora asistencial en el Centro de Salud Entoto.

ESTADÍSTICAS MUNDIALES PARA 2014/2015*

  • 15 millones* de personas tenían acceso al tratamiento antirretrovírico (marzo de 2015)
  • 36,9 millones [34,3-41,4 millones] de personas vivían con el VIH en el mundo
  • 2 millones [1,9-2,2 millones] de personas contrajeron la infección por el VIH
  • 1,2 millones [1-1,5 millones] de personas murieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida

LA HISTORIA CONTINÚA EN WHITETABLEGALLERY.ORG

ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para hacer realidad su meta global de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. El ONUSIDA aúna los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados mundiales y nacionales para poner fin a la epidemia de sida para el 2030. Obtenga más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de Facebook y Twitter.

unnamed (1) unnamed unnamed (3) unnamed (2)

Ficha informativa -Estadísticas mundiales 2014 sobre el VIH

ESTADÍSTICAS MUNDIALES, 2014

  • 15 millones de personas con acceso al tratamiento antirretrovírico (marzo de 2015)
  • 36,9 millones [34,3-41,4 millones] de personas vivían con el VIH en el mundo
  • 2 millones [1,9-2,2 millones] de personas se infectaron con el VIH
  • 1,2 millones [1-1,5 millones] de personas murieron por enfermedades relacionadas con el sida

Personas que viven con el VIH y tienen acceso al tratamiento antirretrovírico

  • En marzo de 2015, 15 millones de personas tenían acceso al tratamiento antirretrovírico, frente a los 13,6 millones de junio de 2014.
    • El 41 % [38 %-46 %] de los adultos con el VIH tenían acceso al tratamiento antirretrovírico en 2014, frente al 23 % en 2010.
    • El 32 % [30 %-34 %] de los niños con VIH tenían acceso al tratamiento antirretrovírico en 2014, frente al 14 % [13%-15%] en 2010.
    • El 73 % [68%-79%] de las mujeres embarazadas con VIH tenían acceso a medicamentos antirretrovíricos para prevenir la transmisión del VIH a sus hijos; las nuevas infecciones por el VIH entre los niños se redujeron en un 58 % entre el 2000 y el 2014.

Personas que viven con el VIH

  • En 2014, 36,9 millones [34,3-41,4 millones] de personas vivían con el VIH.
    • Desde el año 2000, unos 38,9 millones de personas se han infectado con el VIH y 25,3 millones han muerto como consecuencia de enfermedades relacionadas con el sida.

Nuevas infecciones por el VIH

  • Las nuevas infecciones por el VIH han descendido en un 35 % desde el año 2000.
    • A escala mundial, 2 millones [1,9-2,2 millones] de personas se infectaron con el VIH en 2014, un descenso respecto a los 3,1 millones [3,0-3,3 millones] de 2010.
  • Las nuevas infecciones por el VIH entre los niños han disminuido en un 58 % desde el año 2000.
    • A escala mundial, 220 000 [190 000-260 000] niños se infectaron con el VIH en 2014, un descenso respecto a los 520 000 [470 000-580 000] del año 2000.

Muertes relacionadas con el sida

  • Las muertes relacionadas con el sida han disminuido en un 42 % desde el nivel máximo alcanzado en 2004.
    • En 2014, 1,2 millones [1-1,5 millones] de personas murieron como consecuencia de enfermedades relacionadas con el sida, frente a los 2 millones [1,8-2,6 millones] de 2005.

VIH y tuberculosis

  • Las muertes relacionadas con la tuberculosis entre quienes viven con el VIH han descendido en un 33 % desde el año 2004.
    • La tuberculosis sigue siendo la principal causa de muerte entre quienes viven con el VIH; supone una de cada cinco muertes relacionadas con el sida.
    • En 2013, el porcentaje de personas coinfectadas por el VIH y la tuberculosis que iniciaron o continuaron el tratamiento antirretrovírico alcanzó el 70 % (frente al 60 % de 2012).

Inversión

  • Parece que será posible lograr el objetivo de inversión de la Declaración Política sobre el VIH/Sida de 2011, la cual pidió a la comunidad internacional que hasta el 2015 movilizara entre 22 000 y 24 000 millones de dólares para la respuesta al sida en los países de bajos y medianos ingresos.
  • A finales de 2014, se habían invertido 20 200 millones de dólares para la respuesta al sida en países de bajos y medianos ingresos.
  • Ese año, los recursos nacionales supusieron el 57 % del total de recursos disponibles para el VIH en esos países.
  • Entre 2009 y 2014, 84 de 121 países de bajos y medianos ingresos aumentaron su gasto nacional para la respuesta al sida. De esos países, 46 informaron un incremento de más del 50 %, en 35 de los cuales el gasto nacional superó el 100 %.
  • En el caso de 44 países de bajos y medianos ingresos, el 75 % o más de sus necesidades de financiación para la respuesta al sida procedió de donantes internacionales.
  • ONUSIDA estima que se necesitarán 31 900 millones de dólares para la respuesta al sida en 2020 y 29 300 millones de dólares en 2030.

Descargar PDF 20150714_FS_MDG6_Report_es para ver estadísticas regionales, tendencias mundiales del VIH en 2014, datos regionales sobre el VIH en 2014, tratamiento antirretrovírico por regiones, 2014

Contacto
Comunicación y Promoción Mundial | +41 22 791 1697 | communications@unaids.org

ONUSIDA
El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para hacer realidad su meta global de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. El ONUSIDA reúne los esfuerzos de once organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados mundiales y nacionales para poner fin a la epidemia de sida para el 2030. Obtenga más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de Facebook y Twitter.

La Junta Coordinadora de ONUSIDA reitera la importancia de priorizar la respuesta al SIDA para erradicar la epidemia para el 2030

PDF: Nota de prensa

NOTA DE PRENSA

La Junta Coordinadora de ONUSIDA reitera la importancia de priorizar la respuesta al SIDA para erradicar la epidemia para el 2030

GINEBRA, 6 de julio de 2015–  Concluye el 36avo encuentro de la Junta Coordinadora del Programa de ONUSIDA tras tres días de sesión en Ginebra. Durante el encuentro, las discusiones se enfocaron en reforzar la respuesta al SIDA dentro del marco del programa de desarrollo post 2015 y en continuar el desarrollo de la estrategia actualizada y ampliada de ONUSIDA para el período 2016-2021.

La Junta enfatizó el valor de los aprendizajes obtenidos de la respuesta global al SIDA  (incluyendo aquellos aprendizajes vistos desde la perspectiva de ONUSIDA como único programa conjunto y copatrocinado del sistema de las Naciones Unidas) para la transición de los Objetivos de Desarrollo del Milenio hacia el programa de desarrollo post 2015 y hacia los objetivos de desarrollo sostenible. La Junta también acogió los avances relacionados a la actualización y extensión de la actual Estrategia de ONUSIDA, cuyo objetivo es acelerar las inversiones y los resultados en los próximos cinco años para acabar con la epidemia de SIDA para el año 2030.

Durante el encuentro, llevado a cabo entre el 30 de junio y el 2 de julio, los miembros de la Junta reconocieron la necesidad de implementar medidas más enérgicas para abordar la transmisión de VIH entre los usuarios de drogas inyectables. En preparación para el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Problema Mundial de las Drogas, la Junta adoptó medidas audaces e hizo un llamado a los Estados para desarrollar e implementar políticas integrales sobre el uso de drogas que respeten los derechos humanos, promuevan la salud pública y se sustenten en programas de reducción de daños relacionados al VIH y a los usuarios de drogas inyectables.

En su discurso de apertura, el Director Ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, hizo hincapié en las oportunidades venideras para aprovechar los avances logrados en la respuesta al SIDA gracias a la implementación del ambicioso enfoque Fast-Track. Se sugirió que, si los objetivos planteados en el Fast-Track se logran para el 2020, será posible acabar con la epidemia del SIDA para el 2030.

“El Fast-Track será un instrumento clave para erradicar el SIDA y acabar con la epidemia como una amenaza para la salud pública”, declaró el Sr. Sidibé.  “Es hora de redoblar nuestros esfuerzos”.

Estados miembros, organizaciones internacionales, sociedad civil y organizaciones no gubernamentales asistieron al encuentro, el cual fue presidido por Zimbabue.

La sesión concluyó con un día temático sobre el VIH en contextos de emergencia. El objetivo de la misma fue demostrar la importancia de otorgar mayor prioridad a las poblaciones afectadas por emergencias humanitarias, todo ello dentro de las estrategias, los planes y las actividades referentes al SIDA. A este respecto, se revelaron nuevos estimados, los cuales indicaron que de los 314 millones de personas afectadas por emergencias humanitarias en el año 2013, 1.6 millones (1 de cada 22) viven con VIH.

El reporte del Director Ejecutivo de ONUSIDA presentado ante la Junta, así como las decisiones de la misma tomadas durante el encuentro, están disponibles en: unaids.org.

[FIN]

Contacto

ONUSIDA Ginebra | Norha Restrepo | tel. +41 22 791 2511| restrepolopezn@unaids.org

ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para conseguir su visión compartida de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. El ONUSIDA reúne los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados globales y nacionales para erradicar la epidemia del SIDA para el 2030. Acceda a más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de Facebook y Twitter.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.896 seguidores