Archivo PDFSTART – Implicaciones del estudio

ONUSIDA 2015

START: IMPLICACIONES DEL ESTUDIO

PREGUNTAS Y RESPUESTAS


Toda persona con VIH debe tener acceso inmediato a la terapia antirretroviral para salvar su vida. Postergar el acceso al tratamiento contra el VIH bajo cualquier pretexto es negar el derecho a la salud”.

Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA

 “Los resultados demuestran inequívocamente lo que abogados de personas con VIH han defendido durante años— que el acceso universal al tratamiento contra el VIH desde el momento del diagnóstico es un derecho a la salud. No existe ninguna razón ética para que el tratamiento no sea accesible para todos”.

Suzette Moses-Burton, Directora Ejecutiva de GNP+

Copyright © 2015

Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH/SIDA (ONUSIDA)
Todos los derechos reservados.

Las designaciones utilizadas y la presentación del material en esta publicación no suponen la expresión de ninguna opinión por parte de ONUSIDA acerca de la condición jurídica de ningún país, territorio, ciudad o región, ni sobre sus autoridades, ni a propósito de la delimitación de sus fronteras o límites. ONUSIDA no garantiza que la información presentada en esta publicación sea completa y correcta, y no es de ningún modo responsable de los daños y perjuicios causados por su utilización.

ONUSIDA  / JC2751E

START: IMPLICACIONES DEL ESTUDIO

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

ONUSIDA recibió en mayo de 2015 nuevas evidencias de que el inicio temprano de la terapia antirretroviral tiene un efecto positivo en la salud y el bienestar de las personas que viven con VIH. El estudio clínico internacional aleatorio llamado Calendario Estratégico del Tratamiento Antirretroviral (START, por sus siglas en inglés) financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los Estados Unidos halló pruebas contundentes de que los beneficios de comenzar el tratamiento desde el momento del diagnóstico son mayores que los riesgos de postergarlo hasta tener un CD4 menor a 350 células/mm3.[1]

Estos hallazgos reafirman la meta de elaborar tratamientos de calidad contra el VIH que sean accesibles para todas las personas seropositivas.

Asimismo, el pronto suministro del tratamiento contra el VIH puede significar mejores resultados clínicos y la simplificación de los servicios de salud. La disponibilidad rápida del tratamiento podría animar a más personas a hacerse la prueba diagnóstica, lo que ofrecería un acceso ampliado a servicios de prevención y tratamiento contra el VIH.

Para cumplir la promesa de START, es necesario que los gobiernos, donantes, sociedad civil y otras partes interesadas se involucren sistemáticamente en la implementación, financiamiento y futuros retos del estudio.

[1] http://www.niaid.nih.gov/news/newsreleases/2015/Pages/START.aspx


¿CUÁLES SON LOS HALLAZGOS DE START?

Los hallazgos del estudio clínico START sugieren que todas las personas con diagnóstico de VIH positivo deben recibir tratamiento e información integral para que puedan tomar decisiones con conocimiento de su condición. En muchos contextos se ha negado tratamiento a personas con VIH mientras su nivel de CD4 no esté por debajo del estándar nacional para recibir terapia antirretroviral. Sin embargo, los hallazgos de START sugieren que estas medidas no son beneficiosas para la salud de los pacientes.

El estudio ha revelado que el tratamiento temprano reduce el riesgo de contraer una serie de enfermedades relacionadas al SIDA, afecciones serias no relacionadas al SIDA y el riesgo de muerte en más de un 50% comparado con un tratamiento tardío. Además, estudios previos han demostrado que el tratamiento contra el VIH tiene también beneficios preventivos, ya que reduce la probabilidad de contagio de VIH a parejas sexuales.

Igualmente, el estudio demostró que el riesgo de SIDA, de otras enfermedades graves y de muerte se reducía en un 53% para quienes iniciaron el tratamiento con niveles de CD4 superiores a 500, en contraste con aquellos cuyo tratamiento fue pospuesto hasta llegar a niveles de CD4 menores a 350. Considerando que aquellos que recibieron un tratamiento más inmediato tenían niveles relativamente altos de CD4, no sorprende que en este grupo de personas los eventos clínicos fueran infrecuentes. Asimismo, los resultados del estudio demostraron que los beneficios del tratamiento temprano superan notoriamente los riesgos de toxicidad u otras situaciones adversas durante el período de seguimiento de tres años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está actualmente trabajando en la revisión de sus directrices acerca del uso de antirretrovirales para el tratamiento y la prevención del VIH. A este respecto, es indudable que los hallazgos de START tendrán un impacto en la reformulación de las directrices de la OMS.


¿QUÉ IMPLICACIONES TIENE START EN LAS METAS DE TRATAMIENTO DE CADA PAÍS?

Los hallazgos de START concuerdan con el Fast-Track, enfoque que busca terminar la epidemia de SIDA, y con los objetivos ambiciosos del planteamiento 90-90-90. En este sentido, los resultados del estudio ofrecen una nueva oportunidad para involucrar a los países del mundo en el planteamiento de metas y en la resolución de desafíos relacionados al inicio temprano del tratamiento antirretroviral. (Algunos países que ya han asumido las metas del 90-90-90 también sugieren que se inicie el tratamiento al momento del diagnóstico).

90-90-90 metas de tratamiento del VIH para el 2020

90% de las personas con VIH conocen su estatus.

90% de las personas que conocen su estatus están en tratamiento.

90% de las personas en tratamiento tienen una carga viral suprimida que les permite mantenerse sanos.

90-90-90 prevé que para el 2020 73% de las personas con VIH habrán alcanzado una supresión inmune sostenida.


¿POR QUÉ SON LOS DERECHOS HUMANOS CRÍTICOS EN LA EXPANSIÓN DEL TRATAMIENTO TEMPRANO?

La protección de los derechos humanos es crítica para generar respuestas sanitarias efectivas. En el contexto del VIH, el acceso a terapia antirretroviral es un aspecto fundamental del derecho a la salud y a la vida. El reconocimiento de este derecho llama a redoblar esfuerzos para asegurar el rápido acceso a la terapia antirretroviral para todas las personas en el mundo. Asimismo, la implementación de un acceso más amplio al tratamiento debe apoyar principios fundamentales de los derechos humanos como el consentimiento informado, la privacidad, la confidencialidad y la no discriminación. Bajo ninguna circunstancia la expansión del acceso al diagnóstico y al tratamiento deberá involucrar coerción o posturas obligatorias. Es de suma importancia que los individuos tengan acceso a información que les permita tomar decisiones adecuadas al iniciar su tratamiento.

Asimismo, se deben apoyar tanto los programas para abordar el estigma, la discriminación y otras violaciones de los derechos humanos vinculados al VIH, como los servicios de tratamiento y prevención. Esto es necesario para asegurar que todas las personas, particularmente los grupos de mayor riesgo, puedan protegerse y recibir el cuidado y tratamiento que necesitan.

Finalmente, es importante prestar especial atención a la igualdad y a la no discriminación para el acceso a un tratamiento temprano. Esto es particularmente relevante en poblaciones rurales, comunidades pobres y sectores clave de la población, incluyendo hombres homosexuales, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, personas que utilizan drogas inyectables, trabajadores(as) sexuales y personas transgénero. Los impedimentos para acceder a los servicios, incluyendo leyes punitivas, violencia y acoso en contra de estos grupos deben ser atendidos.


¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA PRUEBA DIAGNÓSTICA DEL VIH?

Se estima que en 2013, 54% de las personas con VIH en el mundo no conocían su estatus serológico, y solo 42% de los niños que nacieron de madres con VIH fueron examinados y diagnosticados. En este sentido, la difusión del tratamiento temprano requiere un acceso mucho más amplio a las pruebas y a cuidado especializado después del diagnóstico.

Existe una necesidad imperativa de expandir modelos de salud pública y modelos comunitarios, tales como campañas ambulantes y campañas para la detección de múltiples enfermedades, modelos de pruebas a domicilio y auto-pruebas, y también nuevas tecnologías, tales como puntos de atención para el diagnóstico temprano en infantes. También es importante incrementar la demanda de pruebas y tratamiento de VIH a través de la divulgación de información dentro de las comunidades y de estrategias de comunicación innovadoras, tales como aplicaciones móviles y redes sociales.

Los servicios de calidad en cuanto a cuidados y supresión de la carga viral son esenciales para prevenir que las personas en terapia antirretroviral desarrollen resistencia a los fármacos. Igualmente, es necesario expandir los sistemas públicos y comunitarios para fomentar la adherencia al tratamiento, y realizar investigaciones ayudar adecuadamente a las personas para que accedan al tratamiento y lo continúen.

Al adoptar el tratamiento temprano contra el VIH disminuye la importancia del monitoreo rutinario del CD4, y aumenta el énfasis en la evaluación de supresión viral por medio de pruebas médicas. Incrementar  el acceso a dichas pruebas es un paso esencial para lograr las metas del 90-90-90.

Según las encuestas más recientes, menos del 20% de niñas adolescentes en África (entre los 15 y los 19 años de edad) conocen su estatus serológico.

El enfoque Fast-Track de ONUSIDA prevé que para el 2020 los servicios comunitarios contarán con aproximadamente el 30% de la terapia antirretroviral y servicios de análisis serológico, en comparación al 5% actual.

¿QUÉ PAPEL JUEGAN LAS COMUNIDADES EN EL SUMINISTRO DE UN TRATAMIENTO MÁS TEMPRANO?

Las comunidades juegan un papel esencial en el acceso a pruebas de VIH, al tratamiento temprano y al cuidado de pacientes. Son también importantes en el apoyo a los sistemas de salud pública, en la creación de vínculos entre las personas y los servicios, en el alcance a personas que no utilizan los servicios de salud pública, en el suministro de pruebas y en el apoyo a personas en tratamiento contra el VIH.

Las comunidades deben también ser apoyadas para generar demanda de prevención, de pruebas, de tratamiento y de supresión de la carga viral, en particular para poblaciones clave que han sido relegadas con relación a la respuesta contra el SIDA.

En este sentido, los modelos comunitarios han demostrado su eficiencia al incrementar la aceptación de servicios para el VIH y otros servicios de salud.

Las comunidades también juegan un papel central en la protección de los derechos humanos de las personas con VIH y de las comunidades más afectadas por la epidemia. A este respecto, la sociedad civil debería contar con los recursos adecuados para intervenir en el suministro de servicios contra el VIH basados en los derechos humanos.

Estudios demostraron que con el aumento de una organización comunitaria por cada 100 000 personas hubo un aumento del 64% en acceso al tratamiento. 2

2 [Rodriguez-Garcia, Bonnel, Wilson & N’Jie, Investing in Communities Achieves Results, World Bank, 2013].

¿QUÉ RELACIÓN GUARDA START CON LA PREVENCIÓN DEL VIH Y UN SISTEMA DE SALUD MÁS AMPLIO?

El acceso a servicios con base empírica para la prevención del VIH, ajustado a las necesidades de las personas en mayor riesgo, sigue siendo esencial, al igual que un acceso más amplio y rápido al tratamiento contra el VIH. Los servicios de VIH necesitan ser integrados en sistemas comunitarios y de salud firmes, resistentes y en capacidad de ofrecer servicios de cuidado y prevención efectivos. Al integrar los servicios contra el VIH y otros servicios de salud, es posible optimizar el uso de una infraestructura sanitaria limitada y eliminar las barreras para acceder a los múltiples servicios de cuidado y prevención. Las comunidades necesitan sistemas sólidos para la salud, que a su vez sean adaptables y sensibles a las necesidades de las personas.


¿ES POSIBLE OFRECER TRATAMIENTO A TODAS LAS PERSONAS CON VIH EN EL MUNDO?

Sí. ONUSIDA prevé que el incremento acelerado de la prevención y el tratamiento del VIH puede conducir a beneficios económicos significativos en países de bajos y medianos ingresos.

Lograr las metas del Fast-Track reduciría los futuros gastos directos de tratamientos en un 43%, como resultado de la prevención de nuevas infecciones. Ahora bien, las ganancias en el plano humano son aún más profundas. En menos de dos generaciones (35 años), erradicar la epidemia de SIDA será equivalente a ganar 760 millones de años de vida —75% de los cuales corresponderían a África subsahariana. Esto significaría también que 7.9 millones de niños africanos no serían huérfanos.

Los gastos invertidos en la prevención, tratamiento y otros servicios contra el VIH son inversiones estratégicas destinadas a salvar vidas, prevenir nuevas infecciones y erradicar la epidemia de SIDA para el 2030. Con un incremento en el financiamiento, los donantes internacionales pueden ayudar a lograr la meta.

Adicionalmente, todos los países necesitarán aportar recursos para abordar las epidemias de VIH domésticas. Los países deberán incrementar sus gastos en la salud y particularmente en servicios contra el VIH, basándose en su carga de morbilidad y capacidad de pago.

Existe potencial para aumentar la financiación nacional dentro del margen fiscal en muchos países de bajos y medianos ingresos. Las opciones incluyen la integración del VIH en sistemas de financiación sanitaria, la incorporación en iniciativas de cobertura médica universal, el replanteamiento de prioridades y la redistribución de capital existente, mejoras en la eficiencia y enfoques innovadores de financiación, tales como la aplicación de impuestos para la compra de tabaco, alcohol, teléfonos celulares, pasajes aéreos o transacciones financieras.

ONUSIDA estima que cada dólar americano invertido en servicios para el VIH podrá generar, en promedio, 17 dólares en rendimientos económicos.

¿CÓMO PODEMOS GARANTIZAR QUE LOS SERVICIOS SEAN ASEQUIBLES?

Implementar el inicio temprano de la terapia antirretroviral requerirá esfuerzos de todos los frentes para reducir costos. Hoy en día existe una amplia variación en los costos de medicamentos de primera, segunda y tercera línea. Los costos de medicamentos pediátricos son generalmente más altos que los de medicamentos para adultos.

Es una prioridad garantizar ciertas flexibilidades en cuanto al régimen de propiedad intelectual para facilitar la competencia de genéricos, la cual ha demostrado ser importante en la reducción de los costos de medicamentos de primera línea en muchos países de bajos ingresos.

También es importante preservar el poder de negociación de los países en vías de desarrollo con las compañías farmacéuticas. Por ejemplo, deben evitarse los acuerdos con base en las provisiones más estrictas de los ADPIC, ya que esto reduce el acceso a productos genéricos. Los países menos desarrollados deben seguir siendo eximidos de cumplir con los requerimientos de los ADPIC en lo referente a productos farmacéuticos mientras continúen siendo países de bajos ingresos. Esto garantizará oportunidades para importar productos genéricos y para fomentar las capacidades de producción local.

Además de la gestión de los derechos de propiedad intelectual orientados a la salud pública, otros mecanismos para bajar los precios de los medicamentos incluyen reforzar las capacidades normativas, la producción local y las adquisiciones al por mayor.

ONUSIDA

Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH/SIDA
20 Avenida Appia
1211 Ginebra 27
Suiza
+41 22 791 3666
unaids.org