NOTA DE PRENSA

ONUSIDA celebra nuevas evidencias de que la terapia antirretroviral temprana salva vidas

GINEBRA, 27 de mayo de 2015 – ONUSIDA celebra nuevas pruebas de que el inicio temprano de terapia antirretroviral con un nivel alto de CD4 (unidad que mide la salud del sistema inmune) tiene un efecto positivo en la salud y bienestar de las personas que viven con VIH.

“Toda persona con VIH debe tener acceso inmediato a terapia antirretroviral ya que puede salvar su vida”, anunció Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA. “Posponer el acceso a tratamiento contra el VIH bajo cualquier pretexto es equivalente a denegar el derecho a la salud”.

El estudio clínico internacional aleatorio llamado Calendario Estratégico del Tratamiento Antirretroviral (START, por sus siglas en inglés) financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) ha dado pruebas contundentes de que los beneficios de comenzar inmediatamente la terapia antirretroviral superan los riesgos. Resultados del estudio demostraron que el riesgo de sida, otras enfermedades graves y muerte se reducía en un 53% para quienes iniciaron el tratamiento con niveles de CD4 superiores a 500, en contraste con aquellos cuyo tratamiento fue pospuesto hasta llegar a niveles de CD4 menores a 350.

Los hallazgos de START son el resultado de investigaciones realizadas en los últimos años que señalan los beneficios de comenzar rápidamente el tratamiento contra el VIH. Dichos hallazgos jugarán un rol fundamental en la elaboración de una nueva guía de tratamiento realizada por la Organización Mundial de la Salud a ser publicada más adelante en el 2015.

Según Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA, “Esta es una demostración más de la importancia de la ciencia y la investigación, las cuales permiten dar una respuesta al VIH basada en evidencia y con un enfoque humano que no deja a nadie por fuera”. “Los hallazgos apoyan firmemente la iniciativa Fast-Track de ONUSIDA, la cual busca llegar a la meta de 90-90-90[1] y acabar con la epidemia de sida para el año 2030”.

Asimismo, ONUSIDA reafirma la importancia de respetar el derecho individual de conocer si se es o no seropositivo, así como de decidir si comenzar terapia antirretroviral y en qué momento. A este respecto, las decisiones concernientes al tratamiento contra el VIH deben estar bien documentadas y deben ser voluntarias.

Por otra parte, para lograr un suministro más extenso y equitativo de terapia antirretroviral se necesitarán esfuerzos adicionales dirigidos a las barreras sociales y legales que inhiben el acceso de personas con VIH a servicios de salud, especialmente en poblaciones marginales.

La evidencia de los beneficios de un tratamiento temprano, en conjunto con hallazgos previos sobre la reducción de transmisiones de VIH gracias a medicinas antirretrovirales, confirman que la terapia antirretroviral es fundamental tanto para salvar y mejorar la vida de las personas como para prevenir nuevas infecciones de VIH, siempre tomando en cuenta las medidas preventivas disponibles.

[1] Que 90% de las personas con VIH estén al tanto de su condición, que 90% de quienes saben que son seropositivos estén en tratamiento y que 90% de las personas en tratamiento tengan una carga viral suprimida.

http://www.unaids.org/en/resources/presscentre/pressreleaseandstatementarchive/2015/may/20150527_PS_treatment