GINEBRA/NUEVA YORK, 25 de septiembre de 2014—El Programa Conjunto de las
Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA) ha nombrado a la prestigiosa diseñadora de
moda Victoria Beckham Embajadora de Buena Voluntad Internacional de ONUSIDA. El
comunicado tuvo lugar en un evento especial celebrado durante la 69.ª Asamblea General
de las Naciones Unidas en Nueva York.
«Mi sueño es ver una generación sin VIH y sé que el apoyo de Victoria nos ayudará a lograr
este objetivo compartido por todos», afirmó Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA.
«Su creatividad, innovación y difusión amplificará nuestros esfuerzos y supondrá un paso
importante hacia el fin de la epidemia de sida».
En su nuevo papel como Embajadora de ONUSIDA, el trabajo de la Sra. Beckham se
centrará en asegurar que todos los niños nazcan sin VIH y que los niños y las mujeres que
viven con el VIH o se ven afectados por él tengan acceso a medicamentos y cuidados.
«Este es el principio de un importante viaje para mí. Como mujer y madre, es mi
responsabilidad apoyar a otras mujeres», afirmó la Sra. Beckham. «Es para mí un orgullo y
un honor trabajar junto con ONUSIDA en esta nueva función para contribuir a recabar
recursos y generar concienciación con el fin de ayudar y empoderar a las mujeres y los
niños afectados por el VIH».
En febrero de este año, la Sra. Beckham visitó clínicas de VIH en Ciudad del Cabo,
Sudáfrica, donde tuvo la oportunidad de conocer la importancia de la terapia antirretroviral y
cómo los niños quedan relegados a la hora de acceder al tratamiento.
La terapia antirretroviral puede reducir a menos del 5 % el riesgo de que una madre que
vive con el VIH transmita el virus a su hijo. Sin embargo, en 2013 una tercera parte de las
mujeres embarazadas que vivían con el VIH no tuvo acceso a medicamentos que pueden
salvar vidas y 240 000 niños contrajeron el VIH.
En 2013, menos de la mitad de todos los niños en contacto con el VIH se sometió a pruebas
para la detección del virus en el período óptimo de tres meses y únicamente el 24 % tuvo
acceso a tratamiento que puede salvar vidas. Sin tratamiento, la mitad de todos los niños
nacidos con el VIH morirá a la edad de dos años y la mayoría morirá a la edad de cinco
años.
Durante los últimos cinco años, facilitar el acceso a medicamentos antirretrovíricos a las
mujeres embarazadas que viven con el VIH ha contribuido a que 900 000 niños nazcan sin
VIH. ONUSIDA y sus socios trabajan para garantizar que todos los niños, en cualquier parte
del mundo, nazcan sin VIH y tengan acceso a los medicamentos, la atención y el apoyo que
necesitan.