Persisten creencias falsas sobre el contagio de VIH

 

El Observador, Uruguay

23/01/2014

 

Cómo se puede prevenir el contagio con el virus del Sida?, preguntó la empresa Factum a un grupo de hombres de entre 15 y 49 años. “Lavándose después de cada relación sexual” fue la respuesta de 40% de los encuestados.

 

Si bien el porcentaje de hombres que fueron capaces de identificar las conductas que efectivamente previenen el VIH fue alto, la encuesta reveló, con respuestas como la anterior, que aún “persisten creencias que pueden exponer a situaciones de riesgo a los varones y otras que reproducen actitudes discriminatorias ante personas con VIH”, según analiza el colectivo feminista Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), que encargó la encuesta.

 

Las personas que participaron del relevamiento debieron señalar como verdaderas o falsas algunas afirmaciones. Además del 40% que sostuvo que el lavado previene la infección, un 15% dijo que el contagio se evita “no compartiendo el mate con personas no conocidas”. “A través del coito interrumpido”, alegó un 17%; “evitando tocar personas con VIH Sida”, respondió también un 17% de los encuestados.

 

En tanto, el 94% supo identificar como verdadero que el uso de preservativo en las relaciones es una práctica preventiva. El 93% dijo que el VIH se evita al no compartir jeringas, el 84% afirmó que se previene teniendo una única pareja mutuamente fiel, y el 70% opinó que escoger cuidadosamente la pareja es la fórmula.

 

La encuesta también halló que el 33% de los varones estaría dispuesto a tener relaciones sexuales con alguien que no quiera usar preservativo, y que el 63% nunca se realizó el test de VIH.

 

¿Derechos? ¿Controles?

El conocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, así como de los marcos normativos que los protegen, son “notoriamente bajos” entre los hombres, concluye MYSU. La organización identificó que la ignorancia no depende de la edad pero sí está vinculada al nivel socioeconómico, dado que los varones de más recursos están más al tanto que los más pobres.

 

“Si no se promueve que los varones reconozcan, respeten y se apropien de estos derechos, difícilmente podrán desarrollar actitudes y prácticas de autocuidado y de cuidado de las personas con las que se relacionan”, advierte el colectivo feminista.

 

Según el relevamiento, el 60% de los hombres no acudió a un centro de salud en los últimos 12 meses para consultar por temas de su salud personal. El 90% nunca consultó a un profesional por temas relacionados con su salud sexual y reproductiva. El motivo es casi unánime: “No sentí la necesidad de hacerlo”, alegaron los encuestados.

 

Este resultado coincide con otros estudios internacionales y revela, según MYSU, que los varones “hacen menor uso de los servicios de salud y acuden a estos cuando el malestar o la enfermedad ya se han instalado”. Incide el “modelo hegemónico de masculinidad”, agrega el colectivo en su análisis.

 

Vinculado a esto, la encuesta halló que el 74% de los varones no se realizó ningún estudio médico relacionado con su salud sexual y reproductiva en 2012 ni en 2013. Apenas 11% se realizó examen de sangre (antígeno prostático) y examen clínico (digital rectal) en ese período.