http://www.eldiario24.com/nota.php?id=229751

El pasado 18 de julio en Roma, durante la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), se dio a conocer la declaración de Roma, un nuevo impulso a la búsqueda de una curación del VIH. A continuación, reproducimos una adaptación al español de dicho documento.

En 2011 se cumplen 30 años desde que se informó de los primeros casos de sida. Durante estas tres décadas, se han dado avances importantes en la respuesta a la epidemia. En particular, el desarrollo de fármacos antirretrovirales eficaces y su creciente disponibilidad ha facilitado que millones de personas con VIH puedan mejorar sus expectativas de vida. Según un informe reciente de la Organización de Naciones Unidas (ONU) del 28 de marzo, hoy en día, más de seis millones de personas de países con ingresos bajos y medios reciben tratamiento antirretroviral, lo que supone un incremento de la extensión del acceso al tratamiento de más de diez veces en una década.

Sin embargo, mientras que el beneficio del tratamiento antirretroviral es irrefutable, el hecho de que la infección persista -a pesar de un uso continuado de la terapia antirretroviral durante años- descarta la posibilidad de una interrupción del tratamiento.

Este requisito, de por vida, constituye una carga tanto individual, para la persona con VIH, como a nivel de salud pública.

Además, según el mismo informe de la ONU, por cada persona que empieza tratamiento ocurren dos nuevos casos de infección en el mundo.

En el actual contexto de crisis económica global, la presión que se está ejerciendo sobre la financiación internacional de la respuesta al VIH/sida pone en peligro la sostenibilidad a largo plazo de la extensión del tratamiento antirretroviral. Ante esta situación, los recientes cambios en las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -ahora se recomienda un adelanto del inicio del tratamiento del VIH- se presentan como un desafío añadido. Por todo ello, lo más urgente ahora son inversiones para desarrollar nuevas estrategias terapéuticas que finalmente permitan a las personas con VIH interrumpir el tratamiento.

Los recientes avances científicos en este campo han propiciado la vuelta al optimismo, con un renovado interés en las posibilidades de que se encuentre una curación del VIH. Al menos, en el desarrollo de una cura funcional que, sin eliminar completamente el virus del organismo, suprima permanentemente su replicación y disminuya de forma considerable los reservorios virales. Probablemente, ello podría llevar a una remisión a largo plazo de la infección. Esta estrategia actuaría no solo como una terapia a nivel individual; sino también poblacional, dada la creciente evidencia de que la transmisión del VIH se reduce de forma drástica en ausencia de carga viral. Sin embargo, estos esfuerzos deberían llevarse a cabo de forma paralela a la extensión del tratamiento y otras estrategias de prevención.

Una cura funcional del VIH solamente podrá conseguirse mediante un esfuerzo  internacional concertado e incrementado que involucre no solo a la comunidad científica sino también a otras partes implicadas en la respuesta al VIH/sida y a la salud global.
Bajo los auspicios de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), un grupo de reconocidos científicos, activistas, instituciones y organizaciones relevantes está guiando el desarrollo de una estrategia científica global llamada “Hacia una curación del VIH”. Esta línea de actuación persigue crear un consenso mundial sobre el estado de la investigación de los reservorios del VIH, así como definir aquellas prioridades científicas que necesiten ser abordadas en futuras investigaciones con la finalidad de resolver el tema de la persistencia del VIH a pesar del uso de la terapia antirretroviral.

Como miembros del Consejo Asesor de “Hacia la curación del VIH”:

– Reconocemos la importancia de desarrollar una curación del VIH segura, accesible y que pueda extenderse con facilidad, como una estrategia terapéutica y preventiva contra el virus y para contribuir al control de la epidemia del sida.

– Nos comprometemos a estimular colaboraciones multidisciplinares e internacionales para la investigación en el campo de la curación del VIH.

– Animamos a otras partes implicadas, líderes y organizaciones internacionales a acelerar la investigación acerca de la curación del VIH mediante sus propias iniciativas y/o respaldando esta declaración y dando apoyo a la alianza que estamos construyendo.

Ahora, más que nunca, es el momento de empezar a buscar seriamente una curación del VIH.