Apreciados amigos y hermanos.

Hoy cuando el mundo se prepara para celebrar este primero de diciembre el día mundial de la Lucha contra el Sida, quiero en nombre propio y en nombre de la fundación que me honro coordinar, como lo es la Fundación  Acción  de Guayana por la vida AGVID,  quiero expresar en nombre de todos los miembros de esta fundación nuestro agradecimiento por la labor que vienen desarrollando desde las diferentes instancias ,  que en el  planeta luchan  por frenar la propagación de esta pandemia que está afectando a miles de seres humanos.

Cuando surge la idea de escoger un día para dedicarlos de manera especial  a la lucha contra el sida en el mundo,  surgiendo esta propuesta  en la Cumbre Mundial de Ministerios de la Salud de 1988, dentro de los programas para la prevención del sida. Desde entonces, la iniciativa la han seguido gobiernos, organizaciones internacionales y caridades de todo el planeta y todos ustedes que han dedicado esfuerzo, tiempo y recursos a hacer de esta noble tarea  un estandarte de lucha, no nos que da mas que darle las gracias y pedirle al Dios de todos para que  los siga alentado en tan loable labor.

Sabemos que cada día surgen esperanzas para frenar esta dolorosa situación que se ha convertido en un calvario para muchos hombres y mujeres que sucumbe ante la aparición  de este flagelo, que arrastra no solo a quien  la padece  sino que en muchos casos son  nuestras propias familias quienes ven sus sueños  y esperanzas truncadas por encontrarse en una encrucijada, que para muchos no llega a tener salida.

Ante esta realidad surge una esperanza: las organizaciones que desde sus senos hacen posible en ofrecer una oportunidad de atención y de encuentro que intenta  aliviar las vicisitudes que se le presenta a quien presenta esta nueva condición en su vida. En esta lucha no hay treguas, que  nadie se quede solo,  que nadie se encierre en las  paredes  de  su habitación o  en el interior de su propio desespero.

Estas organizaciones que hoy surgen son el paliativo necesario y oportuno para que muchos de nosotros haga mas vivible su vida, estas organizaciones por ustedes representadas son las luz al final del túnel, unamos nuestros esfuerzos para atender a nuestro asociados y allegados y que entrelacemos  los esfuerzos y programas en educar lo suficientemente  a nuestros pueblos para que no se propague este mal,  considerados por muchos como  un mundo obscuro  donde pocos encuentran salidas.

Hoy cuando se dedica a dar a conocer los avances contra la  pandemia de VIH,causada por la extensión de la infección del  VIH todos desempeñamos un papel importante, unirnos contra la propagación, tenderle una mano a los que albergan en su vida este virus y atender a los familiares y amigos que buscan apoyo para enfrentar los problemas  es el elemento mas urgente en atender.

Hagamos del día de la lucha contra el SIDA un día para que el mundo conozca que existe la posibilidad de frenar su propagación y demos a conocer  que en cada comunidad existen grupos organizados que tienden  su mano aquel que la necesita.

Que nada nos detenga, que nada perturbe nuestra labor y que todos sientan que somos un solo cuerpo que busca ser la voz de los miles hombres, mujeres y niños   que no se atreven a hablar por temor a la discriminación.

Para culminar quiero decirle que la lucha contra el SIDA va mucho mas allá del primero de diciembre,  que sean los 365 días del año el tiempo necesarios  para llevar educación a nuestros hermanos y hermanas para que entiendan que esta pandemia es necesario  frenarla y sobre manera hay que entender que nadie decidió tener este estado de vida, que no etiquetemos  y  hagamos de nuestras vidas un ejemplo para que  los demás entiendan  que es necesario vivir la vida en plenitud y con la mirada puesta en el horizonte del cambio y que en algún momento se extinga esta situación de nuestras vidas, las cuales repito ninguno de nosotros escogió vivirla.

Felicidades a todos.

Luis Farreras.

Director General AGVID